Las vidas no vividas

Viviría en una cabaña rodeada de naturaleza salvaje.   Cortaría leña, encendería el fuego nada más levantarme y me bañaría desnuda en el lago o en el río. Tendría un avioncito rojo de ala alta y ruedas anchas aparcado en la puerta. Llevaría paquetes, enfermos y turistas con ganas de empaparse de belleza. Llevaría las... Leer más →

La más canalla

Quisiera bailar un tango más y otro y otro más. Que mi cintura se quiebre una y otra vez como un bandoneón al sonar, que mis piernas se alarguen hasta el infinito cuando camino hacia atrás, que se enrosquen bien apretadito en los ganchos y que mis zapatos le saquen brillo al suelo. Quiero fundirme... Leer más →

Un día cualquiera, un lugar cualquiera

Como un torero antes de salir al ruedo pero sin rezar, dejo todo preparado la noche anterior. El uniforme colgado por fuera de los armarios, los galones puestos. Mi boli pequeño y mi lápiz pequeño en el bolsillo izquierdo, el cacao de labios en el derecho. Limpio los zapatos y les saco brillo, como si... Leer más →

Una abuela, dos monos, servidora y una caravana

Los sueños se cumplen, le digo a mis cachorros que no paran de saltar por las camas hiperexcitados abriendo todas las escotillas y compuertas. Siempre quise alquilar una caravana, así que he buscado una bien grande que desde que vuelo largo radio todo me gusta a lo grande. Nos lanzamos a la carretera con nuestro... Leer más →

La primera vez

Hoy cruzo la cordillera de Los Andes por primera vez. Ya estoy soplando desde aquí para que esté depejado y se puedan ver. Siento la emoción y todavía no he despegado, después de 24 años volando OTRA PRIMERA VEZ. Bendito regalo. 376 toneladas de peso. 360 pasajeros. 14 tripulantes. 137 toneladas de combustible. 13 horas... Leer más →

México lindo y querido

Iberia 6409 heavy stand 536, Airbus 340/600 con información Mike, listo turbinas para México. Han pasado unos 40 años desde mi primer vuelo a México. Puede que el primero fuera aquel en el que, embarcando al Jumbo, vi subir a los pilotos uniformados por la escalera de caracol hacia el piso superior. Esa imagen me... Leer más →

Mi pueblo: Alaska

Allá por los noventa (démosle de una vez su merecido lugar a las grandezas de aquellos años, por favor) perseguía la parrilla televisiva con la única ayuda del Teletexto y la extinta sección trasera del periódico en la que figuraba la programación, a la caza de mi serie favorita de todos los tiempos. Fue mi... Leer más →

Hasta que se seque el malecón

Un país que te recibe con unas funcionarias de aduanas sonrientes, envasadas en minifaldas y medias de rejilla, charlando despreocupadas, no puede ser un mal lugar. Cuba es diferente a todo lo demás y es muy poco lo que ha cambiado desde mi primer vuelo a La Habana hace 24 años. Ahora veo cruceros enormes... Leer más →

Los días soñados

Llévame a la Toscana. Yo que me paso la vida llevando a la gente de un lado a otro, quiero que esta vez  seas tú  quien me lleve. Ven a buscarme a casa en un descapotable, quiero que mi pelo ondee al viento como una bandera. Cogeré mi cesta de mimbre y mi manta de... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Las Claves de Sol

Ladies, it´s time to fly

Koratai

Literatura japonesa y de otras latitudes